¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE UTILIZAR EL PENSAMIENTO LATERAL Y LINEAL ADECUADAMENTE?

Al hablar del pensamiento lateral-creativo es necesario abordar el tema del pensamiento lineal-lógico que es la manera tradicional de pensar; éste se adquiere y refuerza habitualmente durante el periodo escolar y se sitúa en el hemisferio izquierdo del cerebro. Utilizar el pensamiento lineal, es utilizar la razón, lo común, es no atreverse a emplear diferentes métodos para llevar a cabo alguna tarea, por ejemplo, la lógica es selectiva, realista (con esto me refiero a que las cosas deben ser palpables, nada de sueños guajiros) es ser analítico y cada cosa lleva una secuencia, por lo tanto al hacer algo hay menos margen de error ya que obligan a la corrección y por obvias razones son personas que temen a arriesgar porque temen a perder. Con este tipo de pensamiento se relaciona mucho la matemática y la ciencia. El pensamiento lógico en ocasiones te lleva a ser negativo ya que no permite imaginar en la posibilidad del azar.

Por lo contrario el pensamiento creativo es subjetivo, es artístico, es sumamente positivo, busca nuevos enfoques, es provocativo y tentador, es creer (tener fe) no es obligatorio tener una secuencia de ideas, las cosas se hacen como van surgiendo y puedes intentarlo sin miedo a equivocarte, y desde luego hay margen de error pero no es obligatorio corregir. Aquí cabe el diseño, la creación, innovación, etc.

Una parte muy importante del pensamiento creativo son las serendipias que no son otra cosa más que ideas que surgen (pero no cualquier idea, éstas ¡son geniales!) se dice que al momento en que una serendipia llega, debemos de trabajar en ella, plasmarlas y cabe señalar que las serendipias visitan constantemente nuestra mente por las horas de la madrugada. Fruto de estos descubrimientos accidentales también han sido las papas fritas, los rayos X, la penicilina, el principio de Arquímedes, los microondas, la televisión, el arte y ¡hasta Facebook y Twitter! ¿Increíble no?

Pero no solo los científicos o escritores son testigos de las serendipias, nosotros también podemos presenciarlas en nuestra vida cotidiana.

La mayoría de la gente tiende a enfocarse en una sola forma de resolver un conflicto solo porque las otras vías para resolverlo no son visibles a simple vista.

El pensamiento Lateral es un tipo de pensamiento creativo y perceptivo, como su nombre lo indica, es aquel que nos permite movernos hacia los lados para mirar el problema con otra perspectiva y esta es una habilidad mental adquirida con la práctica. Por lo contrario, la lógica (pensamiento lineal) es totalmente cuadrada, de esta manera imaginemos que tomamos una caja llena de canicas y la aventamos hacia arriba, posteriormente las canicas caerán y solo unas cuantas quedaran dentro de la caja. Con esto me refiero que al utilizar la lógica (las canicas que quedaron dentro de la caja) nos negamos

a ver el resto de posibilidades (canicas que quedan fuera de la caja) con este ejemplo estoy comparando la caja con un problema “X” y las canicas con posibles soluciones. Al utilizar el pensamiento lateral estamos expandiendo nuestra imaginación. Y nadie puede hablarnos mejor de la creatividad que Steve Jobs, creador de Apple quien fue un hippie, un ‘nerd’ del Valle del Silicio de los años 70, y actualmente Apple es una de las mejores empresas a nivel mundial, siempre procurando la innovación e ideas. Se dice que Apple se creó gracias a que Steve fue rechazado por “Tener ideas ridículas” en una gran empresa con cual pretendía relacionarse, por su aspecto lo tomaron por loco y fue lo mejor que le pudo haber pasado, así fue como comenzó Apple.

Apple cuenta con gente sumamente creativa y su objetivo es innovar, ellos no se basan en la competitividad, “Todo tiene que ser tan fácil como morder una manzana” así nace el logo de la empresa y también su manera de crear. Se dice que entre los creativos se aportan las ideas más locas y descabelladas para después con todas esas lluvias de ideas hacer algo único. Todos tenemos el mismo potencial, solo que no sabemos explotarlo como el creador de Apple. Cuando somos niños utilizamos el hemisferio derecho, o sea el pensamiento lateral, pero conforme pasa el tiempo y crecemos desarrollamos el hemisferio izquierdo y vamos dejando de lado el lateral para adentrarnos en la lógica y creemos que soñar e imaginar solo es cosa de niños y locos.

La imaginación es la facultad de la mente que nos permite representar imágenes de las cosas reales como de las ideales. La imaginación consiste en un ejercicio de abstracción de la realidad actual y en ese supuesto es donde mayormente se darán las soluciones a necesidades, deseos, preferencias, entre otras cuestiones. Las soluciones serán más o menos realistas de acuerdo a las posibilidades que tiene aquello imaginado de ser real o razonable. El término pensamiento lateral fue propuesto por Edward De Bono para representar todos esos caminos alternativos que no estamos acostumbrados a tomar al momento de encontrar soluciones a un problema.

Debo aclarar que no opino que el pensamiento lineal sea incorrecto y que no lo deberíamos usar porque nos pone en peligro de estancarnos y volvernos rígidos y cerrados. Todo lo contrario, tampoco debemos vivir en la imaginación. La vida cotidiana, el ir y venir, el estrés, las prisas, las problemáticas, las distracciones, la familia… en fin necesitamos balance para nuestra forma de vida. Lo ideal es informarnos, hacer conciencia y reflexionar, tener el pensamiento abierto, dispuesto al dialogo, a la comprensión y a ejercitar nuestra mente para poder utilizar ambos hemisferios cerebrales, o sea el pensamiento lineal y el pensamiento lateral.

Los astronautas son un claro ejemplo de este “ideal” al que hago referencia ya que son personas instruidas especialmente para desarrollar el máximo potencial en cuanto

al balance del hemisferio lateral y lineal porque por su profesión deben aventurarse al espacio, en donde no hay nada más. Necesitan utilizar la lógica, procedimientos, secuencia de ideas, deben accionar y no deben tener margen de error ya que el mínimo descuido les puede costar la vida, pero también deben usar el pensamiento lateral ya que si se presenta un problema deben solucionarlo improvisando y actuando con la imaginación para poder sobrevivir y no rechazar posibilidades.

Lo malo es que quienes tienen la responsabilidad de educar no han sido formados adecuadamente y en ocasiones ni siquiera ven la necesidad de salirse de los caminos trillados. Es necesaria una sólida formación junto con las herramientas para caminar con otras habilidades que potencian la creatividad, la asociación libre, para la búsqueda de respuestas a preguntas que nunca antes habían sido formuladas.

No se trata de oponer racionalidad y emotividad, lógica y creatividad, sino de interrelacionarlas y fecundarlas: sólo los seres humanos equilibrados en sus dos dimensiones básicas podrán hacer frente a los grandes retos del futuro.